Make your own free website on Tripod.com

Sinapsis Informativo Médico - Estudiantil

Home | Ciencia Médica. | Sociedad y su Política. | Derechos y Atencion Primaria Salud | Debate | Opinion | Aquí Estudiantes. | Cultura. | RADICALES LIBRES | Conocenos. | Chat, Foro e Interactividades:

Aquí Estudiantes.

hospital.gif

3.1. Donde estudias?:

Reportaje:

Quien fue?:

Pablo Arturo Suárez

Alguna ves te has preguntado quienes fueron estos personajes? Muchas veces pasamos nuestros estudios en varios hospitales sin saber quienes fueron estos ilustres médicos ecuatorianos y que hicieron por la medicina en este país. No te pierdas el próximo mes: Enrique Garcés y la historia del Hospital de la FFAA.

Biografía del Dr. PABLO ARTURO SUAREZ

 

Nacido en Ambato el 31 de enero de 1889 . Sus padres fueron Don Pablo Arturo Suárez y Doña Mercedes Varela . Sus estudios medios los realizó en el  colegio  “ San Gabriel” donde obtuvo el titulo de bachiller en Humanidades . Sus estudios superiores en la Universidad Central del Ecuador en la Facultad de Ciencias Médicas , obteniendo su titulo de doctor en Medicina y Cirugía en el año de 1913. Hombre consagrado al estudio y alivio de los enfermos , emprendió viaje a Europa e ingresó a los mejores centros científicos de Francia, Suiza y Alemania para llenarse de conocimientos y poder retornar a su patria y ayudar a los mas necesitados. En el año de 1919 ingresa como catedrático a la facultad de Ciencias Médicas teniendo a su cargo las cátedras de Higiene , Histología y Electroradiología . En 1926 fue nombrado director General de Sanidad destacándose por sus dotes de organizador , higienista e investigador ,  por lo cual fue delegado de Ecuador a la Conferencia Internacional de Directores de Sanidad en Washington. En 1929 fue diputado ante la asamblea Constituyente y en el año de 1931 fue elegido Decano de la Facultad de Ciencias Medicas .Para 1932 fue elegido Rector de la Universidad Central del Ecuador. Entre sus innumerables logros se puede mencionar que fue miembro de la Sociedad de Radiología de La Habana  , de la Sociedad Radiológica de Chicago , colaborador Epidemiologista de la Oficina Sanitaria Panamericana , fundador y director del Primer Centro de Estudios sobre Tuberculosis en el Ecuador. Tuvo un gran papel en la labor preventiva de la sanidad  por la elaboración de la ficha de salud de los asegurados , implanto la vacunación de la BCG . El Gobierno del Ecuador y la Cruz Roja  le concedieron la condecoración “ Medalla al mérito” como reconocimiento a su capacidad ética  su amplia labor profesional y  su consagración al servicio social y las ciencias. Se destacaba por su dinamia , rectitud, honradez , entusiasmo , la firmeza de su carácter y de su voluntad. Falleció el 11 de noviembre de 1945 , a los cincuenta años de edad. En homenaje a su memoria de maestro , científico y servidor social , uno de los principales hospitales del Ministerio de Salud Pública en la ciudad de Quito dedicado a los pacientes con tuberculosis , lleva su nombre para perpetuar su recuerdo en reconocimiento a su obra.

hin.jpg

 

3.2. Informatica y Medicina:

Navegando por las redes de la información médica.

 

Uno de los primeros sustos que recibimos como estudiantes de medicina, es encontrarnos con libros tan grandes y extensos como un directorio telefónico. Largas horas le dedicamos a su estudio, y parece que tras terminar las diez o veinte primeras hojas existe un interminable número de ellas que aún debemos leer. Claro está que la historia se repite a lo largo de casi toda la carrera; y cuando creemos que al fin el suplicio a terminado, recibimos la noticia de que aquello que tanto esfuerzo nos tomó aprender, ya está desactualizado.

La maravilla de las redes electrónicas de información, ha dado un giro de ciento ochenta grados a la manera en que tradicionalmente se difundía toda clase de conocimientos; y las ciencias médicas no son una excepción. Nuevos datos acerca de las enfermedades que aquejan a la humanidad surgen sin parar. Cada minuto se descubren estrategias terapéuticas más efectivas y seguras, así que los profesionales de la salud en menos de seis meses pueden dar por sentado que sus conocimientos ya han pasado de moda en un buen porcentaje.

Tal abundancia de información también trae de la mano serios conflictos. Considero que poner al idioma como una barrera (al menos el noventa por ciento de la información médica se está publicando en inglés) en un mundo donde se considera analfabeto no solo a quien no sabe leer o escribir, sino también aquellos que no manejan elementos básicos de computación y un segundo idioma; es un concepto obsoleto. La principal barrera en un país del tercer mundo como el nuestro, es la accesibilidad a dicha información. Costear las suscripciones a las revistas médicas más importantes del planeta, no podría realizarse con el presupuesto que manejan los hospitales del Estado o con el de universidades públicas como la Universidad Central.  Al menos los editores de revistas como British Medical Journal o New England Journal of Medicine, por citar las más conocidas, han abierto sus contenidos a países como el nuestro. Sin embargo, luego de cursar los primeros años de la clínica, puedo ver que esto no es suficiente. 

En gran parte motivado por mis maestros, fue que nació la curiosidad de encontrar una fuente de información más rica y que sea accesible para un estudiante universitario. Se nos dio una dirección electrónica que citaba a la biblioteca de salud auspiciada por la OMS, que tiene por nombre HINARI. Creí encontrar allí la tabla de salvación para un acceso fácil y gratuito a la información médica de primera línea, pero no todo era un lecho de rosas. 

El Health Internetwork Access to Research Initiative (HINARI), o en español: InterRed-Salud Iniciativa de Acceso a la Investigación, nació como iniciativa del Secretario General de las Naciones Unidas en el año 2000. Entró en funcionamiento en el 2002 y, tal como se cita en su página web: es una iniciativa que tiene como objeto ofrecer acceso al mayor número de revistas de biomedicina y otros temas en el campo de las ciencias sociales, de forma gratuita o prácticamente gratuita, a instituciones públicas de países en vías de desarrollo.

Para permitir el libre acceso a este servicio, se toma en consideración el producto nacional bruto; y por esas coincidencias de la vida, a las instituciones del Ecuador les corresponde un pago anual de mil dólares por el uso de la misma. Aquí cabe preguntarse si estamos dispuestos a realizar esta inversión en pro de la actualización constante de estudiantes y del personal médico. Por un lado, universidades como la Católica de Quito o la San Francisco brindan cobertura a sus estudiantes. Es una pena descubrir que en nuestra querida Universidad Central ni siquiera se conocía de la existencia de este servicio y, resulta algo vergonzoso que teniendo acceso a esta base de datos (para el ingreso a HINARI se requiere el nombre de usuario y la clave de cada institución) no se pueda brindar esta ayuda a los estudiantes y profesores de la facultad por carecer de computadores suficientes conectados a Internet.

Si algo llevaré por siempre como legado de mi universidad, es el espíritu de lucha para no detenerme ante las dificultades. Debía de alguna forma descubrir en qué consiste HINARI, cómo funciona y difundir la información así obtenida. Aquí debo agradecer a las amistades de otras facultades de medicina que nos ayudaron amablemente.

Cuando se consigue entrar a una biblioteca virtual con más de dos mil revistas de todas las especialidades, es como volver a la infancia e ingresar en una dulcería a escoger lo que quieras sin restricciones; no se sabe por dónde comenzar. Primero hay que manejar los conocimientos básicos del buscador del sistema (PUBMED), y cuando ya aprendes a buscar la información pertinente; es necesario clasificarla para recoger la mejor evidencia del tema. Aquí se pone a prueba todo lo aprendido en metodología de la investigación.   

Un visionario puso al alcance de los médicos de países pobres del planeta la información suficiente para enfrentar los principales problemas de salud de la población. Podemos acaso rechazar semejante oferta, o nos decidiremos a construir programas que preparen a médicos y estudiantes en computación, inglés y metodología de investigación de manera tal que sepan seleccionar la mejor información para sus pacientes. Por qué no establecer como política estatal la colocación de una computadora con acceso a Internet en los rincones más alejados del país para que los profesionales de la salud puedan acceder a este servicio sin importar el lugar, todo esto con el aval de las universidades y auspiciado por el Ministerio de Salud. Tenemos las herramientas a nuestro alcance, ya es hora de decidirnos a utilizarlas.

 

                                                                       Giovanni  Rojas  Velasco

                                                                       Universidad Central

                                                                       Escuela de Medicina. Octavo Semestre.

cochrane.jpg

3.3. Medicina Basada en Evidencia:
 

Revisiones Cochrane

 

En la actualidad no podemos hablar de medicina tradicionalista, medicina basada en conocimientos empíricos o experiencias cotidianas de algún arcaico galeno, en donde la aplicación de cierto medicamento o cierta maniobra ayudaba, en algunos casos, pero en otros empeoraba el pronostico y en si el destino del paciente.

 

La educación en ciencias de la salud, debe dejar de ser desusa, con metodología ya no empleada, y este proceso de cambio, los estudiantes debemos (el autor es estudiante) ser un eje muy importante para ello.

¡Pues bien! dejemos de hablar juiciosamente y en un dialecto escrupulosamente investido con conspicuos cánones del lenguaje para hablar a nuestra jerga “el de estudiante de medicina

 

Lo que me permito mostrarles es el acceso a la revista de actualidades y como quien diría los mas “fashion” en medicina, la Biblioteca Cochrane (o aniñadamente: Cochrane Library), y, si no sabes de que hablo en serio estas muy arcaico galeno, pero permíteme poner una pequeña introducción de esto.

 

La práctica de medicina basada en evidencia involucra la integración del grado de excelencia clínica individual con la mejor información disponible a través de una búsqueda sistemática. (copiado del capitulo 3 del Manual de Medicina basada en la evidencia de: Francisco López Jiménez y colaboradores del 2001 que por cierto si te interesa el libro esta disponible en la Cato, perdón en la PUCE).

 

¿Que quiere decir esto?, Pues que ya no hay que hacer caso a lo que dice la experiencia de cierto galeno (por mas viejo que sea), pues ahora es la época de: … pero doctor,  según el estudio tal  ... da la oportunidad de escoger el mejor tratamiento, la mejor  evidencia en un grupo (diez, veinte, miles) de pacientes, de la utilización de cierto método o fármaco para el procedimiento, da la efectividad de esto. Aunque esta técnica sea un poco nueva para nosotros, ya tiene su tiempito, y, es utilizada mundialmente, así que salados, si queremos ser médicos competitivos y eficientes tenemos que aprender a manjar muy bien esta movida: la medicina basada en evidencia MBE.

 

¡Pero Bien! A lo que vinimos, la idea de este artículo no es hablarles sobre evidencia, si no sobre como poder acceder a ella, y dejar que la utilización sea cuestión del destino (en realidad yo aprendí pendejiando en el Internet). Ahora hay muchos sistemas de búsqueda de información médica, pero muchos de ellos no son gratuitos y cuestan por los 300 a 400 dólares anuales por lo que en cierta parte es limitado nuestro acceso. Pero como al mushpita Dios ayuda se puede ingresar mediante la biblioteca virtual de salud http://www.bvsalud.org/ (seria bueno que ingreses a esta página y la revises te vas a dar cuenta que no estamos tan desarmados como creíamos).

 

¿Tons que?, lo primero que vamos hacer es ingresar a esta dirección: http://www.bvsalud.org/ después buscas el link de  y has un click, te conectara con el bireme o puedes ingresar mediante la pagina:

 

http://cochrane.bireme.br  ahora me preguntaras por que esta en portugués y la respuesta es muy fácil, por que Brasil fue el país que se le ocurrió pedir ayuda a la organización mundial de la salud para que países pobres puedan ingresar a estas revisiones, pero no te preocupes, hay una opción en la parte superior derecha de la pantalla para cambiar el idioma de la página (supongo que debían decir: …estos mensos ni ingles saben peor portugués, pero estaban equivocados).

 

Si vas bien, supongo que debe decir Acesso à Biblioteca Cochrane  y en la parte de abajo dirá:

Pues has click y lee la información que es muy importante, debe haber una parte que diga:

para usuários de outros países y has clic allí, aquí viene la parte muy importante; “por taraste bien”, tienes que llenar el formulario honestamente y colocar un password (osea un clave, ves) y si quieres hacerte el amigo y acolitar con tu password  a otros panas lo puedes hacer pero talvez no te funcione por que el sistema de da un IP de computador que tiene millón números así que no te funca y si no eres de Ecuador tampoco te funca. Recuerda poner un email valido pues la clave de acceso te mandan por e-mail después de analizar tu solicitud.

Y ya esta! , tienes el acceso (te ahorraste 500 dolarcitos anuales ), la información que encontraras allí es una de las mejores evidencias disponible (nada de extras, vistaso, la hora, etc), es como decimos con un buen amigo - es como un niño en una juguetería -  ya no sabes que hacerte. No se si me hago entender, tienes todo, y repito todo el acceso a una revisión cochrane, y si tienes suerte tu revisión puede estar en español. 

Preguntas, comentarios y sugerencias a

Santiago Salazar

sdscgato@hotmail.com